Relaciones tóxicas en la literatura
Relaciones tóxicas en la literatura

Hoy vamos a hablar de Relaciones tóxicas en la literatura. Todos estamos asistiendo estos días al juicio público en que Johnny Depp y Amber Heard. Ambos están desnudando su conflictiva relación ante los medios sin pudor alguno. Más allá de la opinión que cada uno podamos tener del caso, cuya resolución corresponde exclusivamente al tribunal, lo cierto es que ambos han sido protagonistas de una auténtica relación sentimental tóxica.

Por eso, he pensado que hablar de cómo en literatura se han abordado este tipo de relaciones, puede ser un ejercicio muy interesante para cualquier escritor y lector. Y la mejor manera es presentaros 6 obras literarias que explotan relaciones tóxicas. Así que preparémonos para afrontar la realidad de las relaciones y empecemos.

En primer lugar, sería conveniente que definamos lo que es una relación tóxica. Existen tantas definiciones como psicólogos, pero, en general, podemos definir una relación tóxica como aquella en la que una de las dos partes o ambas están generando daño, malestar o sufrimiento. Suelen ser relaciones destructivas, caracterizadas por una gran dependencia emocional. Además son relaciones que no se dan no sólo entre parejas sentimentales sino también entre familiares, amigos o compañeros de trabajo.

Lógicamente, como escritores, este tipo de relaciones pueden ser un importante filón a explotar en nuestros relatos. El problema surge cuando una obra literaria cruza la fina línea entre describir una relación de este tipo y justificarla e incluso convertirla en una relación modelo. Todos estos problemas y otros añadidos lo veremos en las siguientes obras.

1. «Codename Villanelle« de Luke Jennings

Es la primera de una saga de 4 novelas del autor británico Luke Jennings. Quizá las conozcáis más por el título de la serie de televisión que las adapta a la pequeña pantalla “Killing Eve.

Se trata de una novela de corta extensión protagonizada por una asesina, sicópata y brutal llamada «Villanelle» y su relación con “Eve”, la agente inteligente y decidida que la persigue. El juego del gato y el ratón entre ambas y la ambigüedad sexual de la relación que va surgiendo entre ellas son el verdadero Leitmotiv de la obra.

La novela, y la serie de televisión aún más, profundiza en esta relación tóxica entre ambas. Una relación de dependencia mutua, que no hace otra cosa que acrecentarse, a pesar de que se ven arrastradas a una vida de muerte, pérdida y dolor.

Se trata de una obra feminista donde las mujeres fuertes llevan todo el peso de la acción y los hombres son personajes débiles y secundarios. Su único problema es que, desde mi punto de vista, idealiza en exceso, la figura de la asesina protagonista. Esto hace que el lector empatice en exceso con ella, con el peligro que eso conlleva.

2. «El dragón rojo« de Thomas Harris

Esta es la primera novela, publicada en 1981, de la que sería la tetralogía de Hannibal Lecter. Personaje que no me cabe duda que todos conocéis por el cine, especialmente por la película “El silencio de los corderos” de 1991.

Si os traigo la primera entrega de Harris es porque en ella se describe la relación entre Will Graham, un agente del FBI retirado que vuelve para enfrentarse a un asesino en serie conocido como «Hada de los dientes», y Hannibal Lecter, otro asesino y caníbal al que el propio Graham capturó estando a punto de morir en el proceso.

Lo interesante de la novela es la relación enfermiza que se establece entre estos dos personajes, donde Lecter ayuda en principio a Graham en su nuevo caso, aunque en realidad lo que realmente pretende es manipularle.

Esta relación tóxica fue genialmente explorada en la serie de televisión Hannibal. En ella ambos personajes terminan por crear una dependencia y admiración mutua que bordea la relación sentimental y termina por arrastrarles al desastre.

3. «50 sombras de Grey» de E. L. James

Esta novela es la primera entrega de una trilogía de novelas eróticas de la autora, donde se describe la relación entre una recién graduada de la universidad, Anastasia Steele, y el joven magnate de negocios Christian Grey.

Esta saga de novelas ha tenido y tiene una gran popularidad y no deja de tener una calidad literaria innegable. Sin embargo, su gran problema es que la relación sexual y sentimental descrita en ella es una relación de dominación y sumisión, donde la mujer pasa a ser un mero objeto sexual y una propiedad del hombre. Una relación tóxica y cruel y machista que no puede ser considerada en ningún caso como el modelo a seguir para ninguna relación sana de pareja.

4. «Cumbres borrascosas» de Emily Brontë

Esta novela de 1847 fue la única obra de su autora Emily Jane Brontë, que la publicó bajo el seudónimo masculino Ellis Bell. Se da la desgraciada circunstancia de que la autora murió sólo un año después de publicar su novela.

Aunque no fue acogida con entusiasmo en un inicio, se ha convertido en una de las narraciones más fascinantes de la literatura inglesa. De hecho se la considera un auténtico clásico intemporal y uno de los máximos exponentes de las relaciones tóxicas en la literatura.

La novela narra la historia de amor entre Heathcliff y Catherine Earnshaw, cuya vida de transcurre en un páramo solitario y tormentoso del norte de Inglaterra, reflejo de su propio temperamento, emociones y pasiones.

Una historia que describe una relación tóxica por antonomasia, donde el amor entre los personajes resulta enfermizo y pasional hasta el punto de hacerlos enferma física y sicológicamente. Una auténtica obra maestra.

5. «Lo que el viento se llevó» de Margaret Mitchell

No hace falta decir mucho de esta obra que es una de las novelas más vendidas de la historia y cuya adaptación al cine es uno de los mayores clásicos cinematográficos de todos los tiempos. Además, su autora Margaret Mitchell llegó a ganar en 1937 el premio Pulitzer en la categoría de novela.

La obra narra la historia de la joven Scarlett O’Hara, integrante de una familia aristócrata sureña, en tiempos de la Guerra de Secesión. Enamorada de Ashley Wilkes, heredero de otra familia aristócrata, es rechazada por éste que se casa con otra mujer. Sin embargo, Rhett Butler, un aventurero cínico y desvergonzado expulsado del seno de su propia familia, se enamora de ella e intenta conquistarla. Todo ello en medio de la Guerra de Secesión que hará que Sacrlett deba madurar convirtiéndose en una mujer implacable.

Una gran obra literaria que narra a la perfección como una relación sentimental y romántica puede convertirse en una relación tóxica, que termine por destruir a sus protagonistas.

6. «Romeo y Julieta» de William Shakespeare

Y para terminar una obra que seguro que no esperabais encontrar aquí. Ni más ni menos que Romeo y Julieta de Shakespeare. La novela romántica por antonomasia que nos presenta una historia de amor imposible entre los hijos de dos familias rivales: Romeo, un Montesco y Julieta, una Capuleto.

Pero la pregunta es ¿era esta relación entre los personajes una verdadera y modélica historia de amor? Pues. desde mi punto de vista, y sin criticar en absoluto esta obra maestra de la literatura, ni muchísimo menos.

Romeo y Julieta es una historia dramática en la que sus protagonistas están tan enamorados que son capaces de morir el uno por el otro. Esto sin embargo no es en absoluto una relación sana, ni desde luego una situación deseable. De hecho, frases como “sin ti no soy nada” o “muero por tu amor”, aunque a todos nos parecen tremendamente románticas, son una expresión de una dependencia excesiva de un miembro de la pareja hacia otros.

De verdad, si estás enamorado de otra persona, ¿querrías que ella muriera si tu fueses a morir? Eso no suena a amor verdadero precisamente.

Y con esto llegamos al final del repaso de hoy a las relaciones tóxicas en la literatura. Unas relaciones que son humanas y que podemos usar en nuestros relatos, como un recurso narrativo que aumente el realismo y la carga emocional de nuestras historias y personajes. Pero, eso sí, teniendo siempre en cuenta que no son en absoluto un modelo de relación a ensalzar o defender en nuestras obras.

Os dejo con el video artículo correspondiente del canal de youtube. Espero que os haya gustado y si es así, dadle al “like”, suscribíos y pulsad la campanita para que os avisen cuando suba un nuevo vídeo.

Hasta la semana que viene.

Relaciones tóxicas en la literatura