La disciplina artística más insólita: El Arte Animal

elefante-pintor-05

En este blog intento traeros todo aquellos que me parece más interesante del mundo del arte en cualquiera de sus expresiones. El cine, el comic, la pintura o la literatura son los protagonistas indiscutibles de este blog. Sin embargo, nunca se me hubiese pasado por la imaginación que haría un hueco en esta página para un aspecto del arte absolutamente desconocido para mi hasta ahora: El Arte animal.

Alguno pensaréis que tal cosa no puede existir, a fin de cuentas se le da al arte una cualidad en cierto modo metafísica allegada al espíritu, y tal cosa es normalmente negada en el mundo animal. Solemos considerar a los animales, casi como meros autómatas dotados tan sólo de una especie de programa que automatiza sus respuestas, al que llamamos «Instinto», pero negamos habitualmente la capacidad animal para sentir emociones como el amor, al envidia o la ilusión. ¿Cómo es posible entonces que estas máquinas instintivas realicen tareas abstractas y de naturaleza anímica como la pintura? ¿Se trata tan sólo de una capacidad imitativa y no de auténtico arte?.

A continuación os traigo un vídeo realmente asombroso en el que podréis contemplar como un elefante es capaz de realizar una pintura con acrílico sobre un lienzo que estoy seguro que os dejará con la boca abierta, y con muchos interrogantes que responder.  Al principio pensé que se trataba de algún tipo de trucaje, pero tras investigar el tema me he topado con que estos elefantes pertenecen a un proyecto de dos pintores rusos: Vitaly Komar y Alex Melamid, que en 1996 decidieron crear la primera academia de arte para elefantes, con el objetivo de conseguir beneficios que permitan la supervivencia de estos grandes paquidermos. La sede se estableció en la ciudad tailandesa de Lampang.

En abril de 2002 llegaron al prestigioso Museo de Arte de Berkeley. Allí expusieron 50 pinturas de 17 elefantes provenientes de India, Indonesia y Tailandia junto con fotografías y documentación sobre la fundación. Cada elefante muestra un estilo claramente diferenciado y los críticos coinciden en destacar la gran calidad de sus obras que rivalizan con autores como Jackson Pollock, Willem de Kooning y Franz Kline. Cada vez que exponen, los elefantes subastan sus trabajos y con el dinero recaudado –han ganado hasta 10.000 dólares por muestra- se subvencionan las escuelas de arte y su manutención.

Quizá debamos replantearnos el concepto que tenemos del mundo animal y empezar a revisar nuestro comportamiento con nuestros compañeros de viaje en este cansado planeta.

Anterior

El Arte y "El Traje Nuevo del Emperador"

Siguiente

EL VISITANTE (7ª PARTE): La Conclusión – Juan Carlos Boíza López

  1. Me quedo para no irme en mucho tiempo…

    Saludos.

Anímate y dame tu opinión (aunque sea buena)...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: