La Novela: Tipos de Personajes

spectacular_spider-man_animated_character_designs

En nuestro recorrido por los elementos que componen una novela hoy  nos toca hablar de «La Novela: Tipos de Personajes«.  Los personajes son los actores literarios que desarrollan la acción de la novela. Pueden ser reales (aquellos basado en personas que viven o han vivido realmente) o ficticios (surgidos de la imaginación del escritor) y suelen presentarse mediante una descripción o caracterización. Esta descripción puede ser:

  1. Física. Se describe al personaje por su aspecto físico, constitución y atuendo.
  2. Psicológica. Se realiza una descripción emocional y sicológica del personaje atendiendo a su comportamiento y opiniones.
  3. Mixta. Se trata de una mezcla de las dos anteriores que suele denominarse retrato.

  quijoteAtendiendo al nivel de intervención o importancia en la narración de los  distintos personajes, pueden clasificarse como:

  1. Principales o protagonistas. Son aquellos sobre los que recae el peso de la trama.
  2. Secundarios. Son personajes que sustentan a los principales, pero que no aportan nada fundamental a la trama.
  3. Portavoz. Es el personaje sobre el que recae la narración de la acción. Puede ser el protagonista, un personaje secundario, o un narrador impersonal y omnipresente que no participa de la acción.

Por último, si atendemos al tipo de caracterización, podemos encontrar una clasificación diferente que dividiría los personajes en:

  1. Personajes planos. Son aquellos descritos mediante una característica básica que se comportan de la misma manera a lo largo de todo el relato.
  2. Personajes redondos. Son aquellos que van caracterizándose a medida que transcurre la acción, evolucionando de forma natural a lo largo del relato.

Si os ha gustado el artículo no os perdáis los 10 consejos para escribir que nadie os ha contado antes.

Publicado originalmente en Espaciolibros

Anterior

La Novela: Claves sobre la estructura de la Acción.

Siguiente

El corrector de Ricardo Menéndez Salmón

  1. Yo no sé como trabajan los demás, pero yo primero me centro en la trama, y los personajes los uso sin entretenerme mucho en perfilarlos, salvo que ya tenga una idea muy determinada de ellos. En otras palabras los personajes los voy construyendo por refinamientos sucesivos en distintas pasadas, porque cuando ya tienes toda la historia ya te haces mejor a la idea de como es el personaje, pero inicialmente la trama también la voy esbozando porque llega un momento en que los personajes quedan definidos y son ellos los que toman las riendas de la historia y es como si ellos la estuvieran escribiendo. Una vez que le personaje está perfilado conviene localizar el punto donde aparece por primera o por segunda vez y dedicarle unas lineas descriptivas que ayuden a dar soporte visual al personaje. Yo suelo cuidar la introducción de personajes y lo hago escalonádamente para evitar el típico estado de confusión mental de «quien narices era este». No veo ningún interés en convertir un relato en un rompecabezas de modo artificial. La trama puede ser un rompecabezas, pero a mí no me gusta usar el recurso de enturbiar un relato para que la historia parezca más complicada de lo que es en realidad, aunque puede que algunos disfruten más con un estilo diferente al facilón que es el que a mí me gusta.

Anímate y dame tu opinión (aunque sea buena)...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: