9788498674606

El escritor madrileño Jorge Martínez Reverte acaba de publicar su último libro El arte de matar, en el que aborda la guerra civil española, retratando a un Francisco Franco con poco talento militar pero mucha astucia política. 

NAC_CUL_web_36Jorge Martínez Reverte nació en Madrid en 1948, es periodista y escritor especialmente dedicado a temas relacionados con la historia. Ahora acaba de presentar su último libro, El arte de matar, en el que afronta sin tapujos la guerra civil español, ironizando sobre el hecho de que se pueda llamar arte al crimen atroz de matar. La obra aporta, tras una cuidadosa investigación, un nuevo punto de vista sobre lo ocurrido entre el 18 de julio de 1936 y el 1 de abril de 1939. 

ffranco1En una entrevista a la agencia EFE, describe las conclusiones principales a las que ha llegado en su obra. Para él, el general Franco era “un personaje de catadura moral baja; un tipo frío, enormemente ambicioso y con escaso talento militar pero mucha capacidad para analizar bien las situaciones políticas y aprovecharse de ellas». El escritor considera «evidentemente no le importaba nada matar, como demuestra el hecho de que mató más fusilando después de la guerra que en combate». 

Para Reverte, el éxito de Franco se debió a su arribismo y a su habilidad para jugar sus bazas políticas, ya que era «un tipo sin ningún carisma, a lo cual ayudaba su voz aflautada y su baja estatura, pero muy decidido y con una gran capacidad de convencimiento” En cuanto al desarrollo de la guerra civil, Reverte destaca que el gran error de la República fue su incapacidad para lograr una unidad política clara, que les permitiera abordar una estratega militar única.

Destaca especialmente la obsesión de Negrín y Rojo, por en mantener una actitud ofensiva «cuando no tenían ejército para ello». Curiosamente, Jorge M. Reverte, adjudica la principal responsabilidad de la derrota de la república a manos del bando nacional, a Inglaterra ya que «quería que se acabara el conflicto cuanto antes e hizo un boicot a la República con la idea falsa de que ésta iba a conducir a España a un régimen comunista».

El arte de matar es toda una apuesta arriesgada y comprometida, en un momento en que intenta volver a echarse tierra a la memoria de los perdedores, para impedir el reconocimiento de los crímenes del franquismo, en una auténtica campaña contra la recuperación de la memoria histórica desde los medios más conservadores.

Respecto a esta polémica, Reverte es muy claro al mostrarse partidario de «recuperar totalmente la memoria histórica; de contar toda la verdad en todas las direcciones. Contar la verdad no reabre heridas, más bien contribuye a cerrarlas».

Publicado originalmente en Espaciolibros